boletinagrario.com

Información y Recursos sobre Agroalimentación y Medio Ambiente

AgroalimentaciónRecursos PrimariosAgriculturaCultivos leñososOlivar

El Tiempo

Conoce la previsión del tiempo para el territorio español, con mapas significativos de las distintas regiones y predicciones por provincias. Consulta los datos de la mejor fuente posible, la...

 

Fertirrigación del Olivo

Documento publicado por el Departamento Agronómico de Gat.

Guía en la que departamento agronómico de la multinacional Gat describe las diversas ventajas de la fertirrigación en el cultivo del olivar. Explican la importancia de llevar un seguimento del estado nutritivo de las plantas a través de análisis foliares, presentando tablas orientativas de los niveles adecuados de nutrientes y un programa orientativo de abonado de una plantación adulta.

25-05-2010 por Gat

El olivo parece ser oriundo de la zona oriental del Mediterráneo, donde ya se cultivaba hace 5500 años. A la península ibérica llega con los fenicios hace unos 3000 años. Esta especie está perfectamente adaptada al clima de la zona, por lo que durante miles de años se cultivó en condiciones de secano. Esta adaptación se debe a que el árbol tiene la capacidad de explorar grandes volúmenes de suelo, ya que sus raíces pueden penetrar a una profundidad de decenas de metros en el suelo y tienen un desarrollo horizontal que sobrepasa en mucho la proyección de la copa. Además las hojas cuentan con mecanismos anatómicos y fisiológicos que reducen la pérdida de agua por transpiración. Estas son pequeñas, coriáceas y tienen pocos estomas que están dispuestos en ligeras depresiones en el envés de las hojas, donde existen también unos pelos que crean un microclima más húmedo que el aire que las circunda. A pesar de estas características, cuando el olivo padece de un estrés hídrico los frutos no se desarrollan y el agua se traslada de éstos a otras partes de la planta, por lo que las aceitunas se arrugan y quedan pequeñas.

Se ha demostrado que puede obtenerse una rentabilidad mucho mayor del olivar y reducir la vecería por medio de una fertirrigación bien manejada. Hay que tener en cuenta que con la introducción de la fertirrigación cambian por completo las características del cultivo y sus exigencias. Se puede decir que estamos ante un cultivo muy diferente. Toda la técnica del cultivo se debe adaptar: los marcos de plantación, la poda, las técnicas de cosecha, el abonado, etc.

Abonado del olivar en fertirriego

Uno de los principios fundamentales en riego por goteo es aplicar continuamente con el riego una solución nutritiva que aporte al árbol los nutrientes necesarios al ritmo que éste pueda aprovecharlos. Se debe tener en cuenta que los nutrientes en el bulbo mojado por el riego están sometidos a un continuo lavado, lo que conduce a un rápido empobrecimiento de la zona radicular en caso que no se aporten estos nutrientes continuamente. No se trata de aplicar más abono, sino de repartirlo en tantas aplicaciones como riegos. Esto nos conducirá a un aprovechamiento máximo del abono.

El incremento en la eficiencia de la fertilización en fertirriego se debe, además, a que el abono se localiza donde se encuentran las raíces activas, el abonado se puede adecuar a cada etapa fenológica y se aumenta la disponibilidad de los nutrientes. Esto se nota sobre todo con elementos como el fósforo que una vez en el suelo pierden rápidamente su disponibilidad por lo que es una ventaja aplicarlo continuamente en su forma más disponible.

[ para continuar leyendo descárgate el manual completo]

Otras entradas en esta zona

X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, así como para ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.